Europa apoya modelos como Uber o Airbnb

Bruselas defiende estas plataformas y pide que se regulen sus actividades ya que contribuyen a la economía comunitaria

Publicado el 03 de junio de 2016
Europa apoya modelos como Uber o Airbnb

Después de varios meses de incertidumbre, la polémica en torno a la regulación de los nuevos formatos de negocio emergente, parece estar llegando a su fin. Modelos como el de Uber o Airbnb llevan demasiado tiempo ocupando portadas en Europa sin que todavía se hubiese dado una solución clara a las discrepancias entre dichas empresas y los Estados.

 

La Comisión Europea publicó ayer un informe en el que sugiere a los países de la Unión Europea que no prohíban las polémicas plataformas de economía colaborativa, como Uber y Airbnb, sino que regulen sus actividades ya que  contribuyen a lo que se conoce como, economía comunitaria.

 

El vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrkiv Katainen manifestaba que “una economía europea competitiva requiere innovación. El próximo unicornio de Europa puede surgir de la economía colaborativa. Nuestro papel es crear un marco regulatorio que permita desarrollarse a los nuevos modelos de negocio, a la vez que se protege a los consumidores y se aseguran políticas impositivas y  de empleo justas".

 

El contenido del informe supone un respaldo a entidades como Uber, Cabify, Blabacar o Airbnb, mientras que resta argumentos tanto a  hoteles como a taxistas.

 

Bruselas considera asimismo que los países miembros deben diferenciar entre ciudadanos individuales que ofrecen servicios de manera ocasional y proveedores profesionales, por ejemplo mediante la fijación de umbrales basados en el nivel de actividad y ingresos que genera, como ya han hecho varios países Estados de la UE.

 

La recomendación formulada por la Comisión Europea desde Bruselas, toma como referencia directa a firmas como Blabacar, que llevan durante el último año defendiéndose en países como España recurriendo justo a este argumento: somos meros intermediarios entre consumidores, no una compañía de transportes.Algo parecido se puede interpretar de Airbnb, mientras que el caso de Uber y Cabify puede tener una interpretación diferente, ya que estas plataformas no solo ejercen de intermediarios sino que también actúan como plataformas profesionales en las que hay una relación laboral con los conductores.

 

El problema que ve la Unión Europea, es que muchos de estos modelos de negocio no forman parte solo de una industria, si no que en muchas ocasiones afectan a otros sectores, como es el caso de Airbnb que incumbe tanto a los alquileres particulares como al sector turístico y el hecho de regular esas actividades pueden suponer una injerencia en sectores que no necesitan regulación.

 

En todo caso, este informe propuesto por la Comisión Europea, es el primer paso para que se dé libertad a los nuevos modelos de negocio desde el seno de la Unión Europea, aunque también dependerá de la regulación de cada país miembro

Artículos relacionados

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información